Apoyo a la Infancia

Proyectos

El Proyecto Socio-Educativo de Infancia nace en 1992 ante la preocupación de la Comunidad de la Hijas del Caridad por la situación de la infancia y la adolescencia en los barrios de la Estrella y la Milagrosa. En estos barrios se da una tasa de natalidad de las más altas de Castilla-La Mancha, por lo que se vio necesario dar respuesta a las necesidades bio-psico-sociales de los menores favoreciendo la integración y la participación social, a través de actividades educativas y lúdicas.

Nuestro Proyecto va dirigido a un colectivo de niños/as y adolescentes que debido a sus condiciones familiares, sociales, económicas, y ambientales, se encuentran en una situación de vulnerabilidad y exclusión social, en los barrios de la Estrella y la Milagrosa de Albacete, con edades comprendidas entre los seis y los dieciséis años. Cada año 75 menores participan como beneficiarios directos de la intervención y 300 beneficiarios indirectos, con el objetivo de potenciar las capacidades personales y sociales de los/as niños/as y sus familias.

El Proyecto Socio-Educativo de Infancia utiliza un modelo educativo respetuoso, tolerante, participativo, igualitario y social; basado en el consenso y el razonamiento sobre la utilidad de las normas y una impregnación de valores sociales positivos en todas las actividades y relaciones interpersonales. Es un proyecto abierto en el que se fomenta la participación de los/as niños/as, así como la de sus familias y la de los agentes educativos, mejorando las actitudes y la educación del niño/a.

Se plantea como un lugar donde manifestar las inquietudes y desarrollar sus capacidades, donde sentirse valorado, reconocido y acompañado en su proceso de crecimiento.

Con el trabajo realizado desde este proyecto estamos apostando por un futuro saludable, donde los/as niños/as y sus familias se convierten progresivamente en el mejor vehículo de transformación, que favorece el progreso de la tarea social comunitaria que pretende la Obra Social. Cuyo motor es lograr una intervención eficiente en las estructuras familiares y sociales que favorezca la prevención y eliminación de posibles fuentes de marginación y exclusión social (mendicidad, prostitución, delincuencia, consumo de drogas…).

Por todo ello, la finalidad última del proyecto es incidir en la calidad de la niñez, que tiene importancia no sólo para lo que pase en la propia niñez sino también para la vida futura. Las inversiones en la infancia abren el camino a una vida más plena.